EXPOSICIONES DE BELLEZA

 

Las Exposiciones Caninas de Belleza están organizadas por la Real Sociedad Canina de España, y los jueces que participan en ellas pertenecen a esa entidad.

 

Están reservadas a perros de raza, con pedigree es decir registrados en el Libro de Orígenes Español (LOE) y que hayan sido previamente inscritos para participar. Pueden ser de dos tipos:

- Nacional: Donde se otorga el certificado CAC (Certificado de Aptitud de Campeón de raza)

- Internacional: Donde se otorga el certificado CACIB (Certificado de Aptitud de Campeón Internacional de Belleza)

 

También existen los Concursos Caninos que por el contrario son más informales, admiten cualquier tipo de perro, sin inscripción previa para participar, ni pedigree. El Jurado está formado por estudiantes de juez, veterinarios, criadores, etc. Sus galardones no tienen validez oficial.

 

Reglamento de Certámenes de Morfología Canina

 

-----------------------

 

Lo primero a tener en cuanta antes de empezar a entrenar a un perro para una exposición de belleza es que el ejemplar sea de pura raza, posea su correspondiente pedigrí, y cumpla con el estandar lo máximo posible, ya que si el ejemplar posee alguna falta grave, no será apropiado presentarlo en exposiciones de belleza.

No es dificil entrenar a un perro para este tipo de eventos, y aunque hay diferentes formar de conseguir el resultado deseado, daremos una serie de indicaciones que pueden servir de ayuda.

 

En una exposición de belleza el perro debe mostrar al juez su estructura y belleza (pelaje, apoyo de las patas ...), para ello debemos conseguir que el perro permanezca inmóvil en el ring en posición de alerta. El juez lo observará, examinará y comprobará que su dentadura sea correcta.

 

Después de examinar a todos los ejemplares que estén en ese momento en el ring posando, lo hará con los perros en movimiento. Para esto, el perro debe trotar haciendo un recorrido que el juez indique (en linea recta o alrededor del ring), debe ir atado con una correa fina y siempre por el lado izquierdo. En este momento el juez valorará la longitud de la zancada, el apoyo, la elegancia del movimiento y otros muchos factores que en conjunto con las apreciaciones obtenidas anteriormente harán que se decida por uno u otro ejemplar.

 

LA POSE

 

Debemos buscar un rato en que el perro esté tranquilo y parezca con predisposición de atendernos. Es importantísimo la motivación del perro. Esta la podemos conseguir con una golosina o juguete que en un momento dado puede recibir si se porta bien. En primer lugar nos colocamos junto a él, y situamos la mano cerca de su hocico, moviéndola de modo llamativo. es posible que se siente(nos alejaremos un poco de él para que se levante), que salte (le impedimos que llegue elevando la mano) ... pero llega un momento en que se queda quieto sobre las cuatro patas mirando la mano fijamente. Basta que aguante 2 sg para que le premiemos y felicitemos. Conviene ir dando una orden para esto (por ej. "Quieto"), que el perro irá asociando con el hecho de no moverse, es decir, de posar. Repetimos dos o tres veces en cada sesión, a ser posible a diario.

Cuando el perro capte la idea, iremos alargando poco a poco el tiempo para darle la golosina, de modo que se quede inmóvil para conseguirla. Una vez tenga la idea afianzada, empezaremos con las "distraciones": mientras está quieto, pasamos la mano por todo el cuerpo (ojo, la contraria a la que muestra el premio, o se descolocará).

Si nuestro perro "Posa solo", es decir sus corvejones y sus brazos quedan perpendiculares al suelo y entre sí, sin poner las manos o los pies girados (hacia dentro o hacia fuera), lo dejaremos así. Si no, tendremos que acostumbrarle a que permita manipular las patas, con el fin de lograr esa posición.


Para ello sujeta la pata descolocada lo más lejos posible del cuerpo, y muévela ligeramente, haz lo mismo con todas las demás si están mal situadas.

Si el perro entero está "espatarrado", se le puede hacer dar un par de pasos o dar una vuelta alrededor de ti girando tu con el , ya que es muy probable que le hayamos pillado en mala postura, y que de esa manera se pueda colocar él solo. Cona el tiempo se aprende a ver cuándo está realmente bien colocado.

 

Para que nos enseñen la boca, es facil: golosina, orden ("boca"), y le levantamos los labios hasta que se le vean los dientes. Y entonces se le premia. También en este caso habrá que realizar repeticiones e ir alargando el tiempo de mirar la boca. Como el perro pronto relaciona esta acción con su premio dejará de oponer resistencia.

El Juez quiere ver la mordida (Boca cerrada, labios levantados) y la falta de piezas (Boca abierta y mostrada por ambos lados)

 

EL TROTE

 

Nuestro perro debe demostrar que está bien construido para moverse de un modo determinado, y eso lo demuestra adando por la pista. Siempre debe moverse al trote, y la velocidad depende de lo bien que se mueva (cuanto peor construido esté, más evidentes serán los defectos a alta velocidad).

En realidad tampoco se trata de correr, sino de tener zancada (un perro bien construido, con mucha zancada, puede cubrir más terreno yendo despacio que otro mal hecho que corra mucho, pero en pasos cortos).

Ponle a tu perro la correa que vayas a utilizar para la exposición (finita, y si es posible, de un color similar al manto, para que no se vea lo menos posible. En cambio, tu ropa debe contrastar con el manto del perro, para no desdibujar su perfil. En el San Bernardo utilizar ropa oscura). De este modo cada vez que el perro vea su correa ya sabe lo que se espera de él.

 

Comienza a andar a paso ligero, o a correr despacio, con la correa en la mano izquierda (el perro debe quedar siempre entre el juez y tú, y siempre a tú izquierda cuando te muevas). Lo más seguro es que salga a galope. No vale. Ve más despacio, de modo que para seguirte tenga que trotar, pero que si galopa se pase, y sobre todo, que sepa que llevas una golosina en la mano (así no querrá adelantarte).

 

Mientras logras el paso deseado (al principio con un par de metros basta, luego lo irás alargando, en realidad no tendrá que hacerlo más de 10 metros seguidos nunca) le dices un comando (por ej. "trote"), y luego le premias. Si sale a galope, un liguero tironcito hacia atrás y repetir el comando (cuando lo haya entendido, solo para corregir, si aun no sabe lo del trote, tienes que ir más despacio). Si da saltos sobre ti, tendrás que contorsionarte un poco: con la correa en mano izquierda y la golosina en la otra, coloca la mano derecha frente al hocico del perro, y empieza a andar. Ahora ya no salta. Ve un poco rápido, y trotará. Premia.

Esto debe hacerlo en línea recta, ida y vuelta (para volver, te paras y le haces girar a tu alrededor), y en círculos (el perro siempre por la parte interior del círculo).

Asegura primero el trote en rectas antes de hacer círculos, pues es donde más fácilmente galopan.

 

A TENER EN CUENTA

 

Con esto tenemos suficiente para empezar. Algunos trucos para evitar conflictos. Los rings no son espaciosos, pero suele haber sitio suficiente para que haya un metro entre tu perro, el siguiente y el anterior. Procura mantener esa distancia con el que te precede y si el que va detrás de ti no lo mantiene, pídele que se separe. Así evitaras problemas de agresividad (pueden echarte del ring aunque tu perro solo se defienda del de atrás) o de distracción (quizá la golosina del otro perro le parezca más interesante que la tuya), y te podrás mover alrededor de tu perro sin falta de espacio.

 

Al trotar en grupo, un buen ejemplar debe mostrar un movimiento regular. Con acelerones y frenados perjudicamos al perro, así que hay que dejar que el delante salga, y cuando lleve unos metros, sal tú, al no alcanzarle no tendrás que frenar (no se puede adelantar ni variar la posición relativa que el juez te vaya asignando, salvo en algún caso en el que estén en el ring perros de diferentes razas y el juez lo indique).

Si aun así el otro perro va muy lento, el ring rara vez se aprovecha completo. la gente tiende a hacer un círculo sin abrirse bien, de modo que quedan muy separados de las vallas que delimitan la pista. Si tu te abres y aprovechas todo el espacio, nunca adelantarás a nadie, y aunque te canses algo más, tu perro podrá moverse mejor (en círculos cerrados el movimiento puede resultar extraño).

 

Pero después de todo esto, en una exposición de belleza canina siempre hay un factor que nunca podemos olvidar, la objetividad y conocimientos del juez sobre la raza, ya que no siempre son especialistas.